SESIÓN POITIERS FRANCIA.-

Del 2 al 22 de julio, 2017, se realizó la Sesión Poitier en Francia; nuestras Hermanas Esmeralda Ordóñez, ss.cc. y María Pesántes, ss.cc. participaron de este maravilloso encuentro.  A continuación la experiencia contada por la Hna. Esmeralda:

 

SESIÓN POITIERS 2017

HUELLAS

Para mí el viaje comenzó cuando me invitaron a participar de esta bella e inolvidable experiencia, ampliar el corazón y la visión, conocer, profundizar y amar nuestras raíces espirituales, las mismas que nos renovarán, bebiendo de nuestra propia fuente dada por amor y bondad del Buen Dios, manifestado en nuestros queridos fundadores y el Santo Padre Damián.

La Sesión Poitiers 2017 – Francia de Hermanos y Hermanas Sagrados Corazones se realizó del 2 al 23 de julio 2017. El lema fue: “Ser útiles a la Iglesia”. Este encuentro nos llevó a contemplar con gratitud, observar la audacia y valentía de nuestros fundadores, valorar la diversidad y riqueza de Nuestra Congregación.

Se nos entregó la Bitácora, folleto que nos permitía recoger lo esencial, lo que se va quedando en nuestro corazón, las novedades y las sorpresas de Dios que nos llevan a caminar juntos en nuestra Iglesia, servicio pastoral, cultura,  lo que se aprende  caminando  no se olvida nunca.

Los talleres: De qué Iglesia venimos y cómo “somos útiles a ella” fueron tan interesantes y valiosos, donde se hace presente el Reino de Dios,  en el apostolado que llevan nuestros hermanos y hermanas en los diferentes países, teniendo muy presente lo que  dice el Papa Francisco: atender a nuestros hermanos más necesitados, que requieren de nuestra compañía, escucha, consuelo, para vivir dignamente como Dios quiere que vivan sus hijos.

Reencontrar el itinerario de nuestros fundadores ser útiles, siguiendo las huellas de Jesús   encontraron en su tiempo luchar contra corriente y ser fieles al proyecto que Dios les había encomendado en ese momento:

1.       La mirada de Jesús, Jesús mira alrededor de Él, nosotros tenemos que aprender a mirar alrededor  nuestro,  rostros con nombres, situaciones concretas y entrar en nuestra sociedad enferma, herida, como lo hicieron nuestros fundadores en plena revolución francesa.

2.       Dejarse tocar por lo que vemos, situaciones, rostros de personas sufridas, preocupadas,  alegres, hay que hacer algo, ustedes pueden hacerlo, no caminar como turistas sin saber lo que estamos viendo, poner los pies en las huellas de Jesús que camina hoy junto a cada cristiano, que lo ama y espera  en su bondad y misericordia.

Lo que se conoce caminando no se olvida jamás, tocar la miseria humana si queremos ser útiles, no es mantenerse a la distancia sino que caminando con la gente donde ella está, descubriremos la ternura de Dios.  Nos ha tocado caminar bastante pero con gusto, ya que sentía la compañía de Damián, de Enriqueta y José María.

Gracias a la Divina Providencia, a mí querida familia Sagrados Corazones por este detalle, les quedamos eternamente agradecidas por la vivencia y experiencia de ser útiles a la Iglesia hoy y siempre. Queda mucho por decir.  

Esmeralda Ordóñez, ss.cc.